Hoy, 3 de abril, el “Xeneize” sopla las velitas y la mejor manera que encontramos de homenajearlo en Deportes Al Taco fue armando su XI ideal de todos los tiempos.  


Arquero

Hugo Orlando Gatti: el “Loco” fue bicampeón de las Libertadores 77/78 y campeón del mundo en 1978 vs Borussia Mönchengladbach. Sin dudas, la foto de su carrera es la del penal clave atajado a Vanderlei (Cruzeiro) para permitirle a Boca conquistar América por primera vez en su historia. Atajó 12 años en el club (1976 a 1988), 381 partidos. Ídolo total de la época y reconocido por su estilo revolucionario e irreverente.

Defensores

Hugo Benjamín Ibarra: el mejor lateral derecho de la historia de Boca; para hacerle honor a su puesto, ganó 4 Copas Libertadores. Estuvo presente en la hazaña frente al Real Madrid. Tuvo 3 ciclos en el club de la Ribera, todos marcados de éxito. Ganó 15 títulos.

Jorge Bermúdez: no fue muy prolongado en el tiempo su paso por el “Xeneize” (1997-2001) pero, sí quedo marcado a fuego en la memoria de todos los bosteros. Su característica voz de mando y personalidad enamoraron rápidamente a la hinchada. El “Patrón” fue bicampeón de América y es otro de los que tienen foto del momento más cúlmine de su carrera; el penal convertido a Palmeiras.

Roberto Mouzo: el hombre que más veces vistió la “azul y oro” (426 partidos oficiales). Convirtió 25 tantos y ganó 6 títulos en Boca, 2 fueron Copas Libertadores. Mouzo hizo que “La 12” grite un gol que le anotó a Boca jugando para Estudiantes de Río Cuarto.

Silvio Marzolini: nº 3 histórico de Boca y de la Selección. Fue capitán durante mucho tiempo. Es el tercer jugador con más presencias en la historia del club (408); 407 como titular. En el club de la Ribera ganó 6 títulos (3 Campeonatos, 2 Nacionales y 1 Copa Argentina). 

Volantes

Blas Armando Giunta: Uno de los íconos más representativos, sino el más, de la década del ’90. Con su coraje, valentía y garra se puso a los bosteros en el bolsillo muy rápido. Estuvo presente en el Apertura ’92 que permitió cortar una sequía de 11 años sin títulos para Boca. La gente también lo reconoce porque siempre le fue bien contra River (4 PG, 5 PE y 1 PP), y de eso no se olvida. “Giunta, Giunta, Giunta, huevo, huevo, huevo…”.

Juan Román Riquelme: el jugador más determinante de la historia de Boca. ídolo desde el primer al último momento que pisó la Bombonera. Un jugador distinto que fue decisivo en 3 Copas Libertadores, sobre todo en la última, la del 2007.  Su Obra Maestra la dio en Yokohama contra el “Real de los Galácticos”, se hizo cargo del equipo en el momento más complicado y el partido se jugó a su ritmo. Con la azul y oro jugó 388 partidos y convirtió 92 tantos. Además, posee un récord prácticamente inigualable, es el jugador que más partidos jugó (206) en “El patio de su casa” .

Diego Armando Maradona: el Diego está más en ésta lista por su calidad de jugador que por que lo que le dio a Boca en sus 3 pasos por el “Xeneize”. Confeso hincha de Boca de toda la vida, rápidamente se ganó el corazón de “La 12”. Solo conquistó 1 campeonato (Metropolitano ’81). Disputó 71 encuentros e hizo 35 goles. Así y todo, lo que transmitía tanto dentro como fuera de la cancha era único, y un tipo que representó a Boca en el mundo entero se merecía estar en este XI. “Y cuando va a la cancha, La 12 le agradece todo lo que Dieguito se merece…”.

Delanteros

Ángel Clemente Rojas: el primer gran ídolo de Boca. “Rojitas” fue una de las figuras de la década del ’60 y en el “Xeneize” ganó 6 títulos. Jugó 8 años en Boca, entre 1963 y 1971. Disputó 222 partidos y marcó 79 goles. 

Carlos Tévez: el último ídolo de Boca. Carismático por donde se lo mire, el pueblo boquense se sintió muy identificado con su dura historia de vida y lo apadrinó enseguida. Es el único que está vigente y todavía sigue jugando. Ganó la Libertadores del 2003 y renunció ir a la Selección para jugar la Intercontinental contra el Milan en diciembre de ese año. El día que volvió en 2015, llenó una Bombonera solo para verlo a él haciendo “jueguitos”. El amor en La Boca por Carlitos es eterno.

Martín Palermo: máximo artillero de la historia de Boca (236). El hombre de los goles imposibles, que estaba siempre en el lugar y momento indicado. Un verdadero tocado por la varita mágica que hizo de su vida una película. Goles de chilena, de mitad de cancha, de cabeza desde casi el círculo central, pateando con las dos piernas al mismo tiempo, goles históricos a River. Goles, goles y más goles. Un jugador tiene que ser muy especial para que en el día de su último partido en la Bombonera se le regale uno de los arcos… 

El festejo uno de los goles de la final del 2007

    Gatti atajándole el penal clave a Vanderlei  

El día de la segunda vuelta de Maradona a Boca