Tottenham, con Cristian “Cuti” Romero como titular, venció al Newcastle por 3 a 2 con goles de Son y Kane, como visitante, en un accidentado partido que estuvo más de veinte minutos detenido por la atención médica a un hincha que se descompuso en la tribuna.

Son

Las Urracas aprovecharon que los Spurs entraron dormidos, juntaron pases en campo rival con tranquilidad y Callum Wilson finalizó la jugada inflando la red en el amanecer del encuentro. A partir de ahí, la visita reaccionó y dominó por completo el duelo. Tanguy Ndombele en soledad en el borde del área empato el duelo enseguida.

Minutos después, el danés Pierre-Emile Hojbjerg dejó a Harry Kane mano a mano con el arquero, el delantero no falló y puso el duelo 2 a 1 a favor del Tottenham de Son.

Todo transitaba normalmente hasta los 40 minutos, cuando Reguilón le advirtió al árbitro que algo estaba sucediendo en la tribuna. Un hincha necesitó atención médica, así que el juez cortó el juego durante 23 minutos para que lo puedan ayudar. Una vez que se solucionó el problema, los equipos regresaron al campo. En la reanudación, los de Nuno Santo aumentaron la ventaja con la dupla Kane-Son: el inglés hizo el pase al medio y el coreano definió

Son

Los Spurs tuvieron la posesión del balón durante el complemento y plancharon el desarrollo. El nuevo elenco millonario fue a buscar el descuento y justamente Eric Dier tuvo la mala fortuna de llevarse puesta la pelota en un rebote y mandarla a su propia valla para así descontar y poner el duelo 2-3 a favor del Tottenham de Son y Kane.

Tottenham con este triunfo se va acomodando luego de las tres derrotas seguidas y se mete en la pelea de los puestos de arriba.